Login Form

Menú usuario

Facebook

JUSTIFIQUE SUS DEPOSITOS EN CUENTAS BANCARIAS

 

banco

 

Una de las fuentes que le dan a la autoridad fiscal datos para presumir ingresos por lo que se deben pagar impuestos, son los estados de cuenta bancarios. En estos documentos se detallan todos los depósitos en efectivo, cheques o transferencias bancarias que ha recibido en un período de tiempo.

 

Todas las cuentas bancarias, de todas las personas sin importar su ocupación, son fiscalizadas por el Estado; si bien es cierto que las instituciones bancarias no informan de toda la actividad bancaria a cualquiera, también lo es que cuando un depósito rebasa la cantidad de $15,000.00 pesos, el banco informa a la Unidad de Inteligencia Financiera del Servicio de Administración Tributaria de este hecho e inicia una observación del comportamiento financiero o bancario. Inclusive los pagos a tarjetas de crédito bancarias o departamentales, pueden ser sujetos a presunción de ingresos por parte de las autoridades fiscales. Así también, la autoridad tiene la facultad de solicitar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, toda la información de sus operaciones bancarias y esa comisión tiene la obligación de entregarla.

 

Así las cosas, es importante que justifique sus depósitos bancarios. Sea por sueldos, préstamos, intermediación, o la causa que sea, guarde sus recibos de nómina, sus comprobantes de ingreso y contratos de préstamos recibidos u operaciones a cuenta de terceros, que justifiquen que sus depósitos no son ingresos gravados para impuestos.

 

Con mayor razón debe estar al tanto de las operaciones que hacen con su nombre, si es Usted una persona a la que le pidieron el favor de dar sus datos para aparecer como el propietario de una empresa que realmente no tiene, como ocurre en muchos lamentables casos, porque el único responsable ante la autoridad es Usted y nadie más; y aunque alegue que no sabía nada, sus bienes y su libertad están en riesgo. No se lleve desagradables sorpresas por no estar enterado de lo que hacen a su nombre.

 

Es por ello, estimado lector, que debe justificar sus ingresos depositados en sus cuentas bancarias; si tiene o va a tener depósitos por cuenta de terceros o préstamos, acérquese a un contador o abogado para que le diga qué documentos necesita para justificar esos ingresos.

 

Y recuerde, todas las cuentas bancarias son fiscalizadas, o fiscales, sólo hay cuentas para empresarios y para no empresarios, pero todas son observadas por el fisco.

 

Saludos

 

Junio de 2016

. Inclusive los depósitos a tarjetas de crédito bancarias o departamentales se consideran en la fiscalización de cuentas bancarias. 

DOMICILIO FISCAL

casax

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 El domicilio fiscal es el lugar donde se desarrollarán todas las actividades comerciales o profesionales de una persona. Es el domicilio de las personas físicas o jurídicas para efectos fiscales. Ese domicilio se debe informar al Servicio de Administración Tributaria (SAT) para poder ser localizable si se necesitara una diligencia de ésta con el contribuyente. El SAT puede considerar como domicilio fiscal de las personas físicas el que proporcionen a los bancos y otras instituciones financieras, en su caso, cuando no hayan manifestado al SAT el domicilio correcto que establece el Código Fiscal de la Federación o no se les localice en el mismo.

Leer más: DOMICILIO FISCAL

Facilidad del fraude

 

fraude

 

 

Es indudable que la codicia, la ignorancia, la necesidad, el miedo y la distracción, facilitan el fraude.

En el caso de la codicia, el fraude se facilita cuando se le promete a la víctima una ganancia sin esfuerzo, lo suficientemente atractiva como para que su mente haga cuentas y se le genere esa sensación de contar con esos dineros de manera fácil y sin riesgos. El defraudador sólo tiene que decir: “si me das esta suma de dinero, en un mes se te duplica o triplica y te lo depositaremos en tu cuenta”; “saca tu dinero del banco y

se lo damos prestado a fulano, y nos va a pagar diez veces más de intereses”; o cualquier otra estratagema similar, en la que la víctima se sienta más adinerada de lo que tiene, aunado a una buena dosis de embaucamiento, palabras dulces,

actitud sincera y, en muchos casos, desinteresada –“te estoy haciendo un favor”; “pensé en ti porque eres mi amigo, o me pareces de confianza, pero no tendrás compromiso conmigo si no quieres”; “la fecha vence mañana, así que dime si le entras o no o dejarás ir esta oportunidad”-, en fin, palabras que hacen sentir a la persona objetivo una urgencia de invertir su dinero en “ese negocio” que le redituará mejores ganancias y sin esfuerzo alguno.

Leer más: Facilidad del fraude